martes, 29 de diciembre de 2009

Arrolladitos de salchicha con mostaza

Estos son unos bocados tibios ideales para una picada. Se hacen muy rápido y el relleno puede reemplazarse por cualquier otro que se te ocurra. En este caso un clásico: salchicha con mostaza y unos toques diferentes para aportarles aún más sabor.

Para 1 docena:

Masa:
Harina 250 g.
Sal 5 g.
Aceite neutro 30 g.
Levadura 10 g.
Queso rallado 30 g. (opcional)
Agua 120 g. (apróx.)

Relleno:
Salchichas 6 u. (pueden ser más o menos de acuerdo a cuales utilices)
Mostaza c/n (yo utilicé mostaza con miel la cual le dió un saborcito dulzón muy rico)
Semillas de sésamo c/n

Colocá la harina tamizada junto con la sal en un bowl. En el centro colocá la levadura, el aceite y parte del agua. Mezclá para disolverla.







Agregá el queso rallado y continuá con el resto del agua, siempre integrando del centro hacia los bordes.




Uní la masa, tiene que quedarte tierna pero con cuerpo (no muy pegajosa).




Colocala en la mesada y amasala 5 minutos.
Formá un bollo y dejalo descansar tapado apróx. 10 minutos.



Espolvoreá la mesada con harina, colocá el bollo, desgasificalo y con un palote estiralo en forma rectangular de más o menos medio cm.



Cortá la masa en 12 rectángulos.



En un extremo colocales una cdita. de mostaza (podría ser ketchup, barbacoa, etc.) y arriba media salchicha, enrollalos y estibalos con el cierre hacia abajo sobre una placa aceitada, dejando un espacio entre cada uno de ellos.





 

Pintalos con mostaza (para darles color y más sabor) y espolvorealos con semillas de sésamo o alguna otra, queso rallado, orégano o lo que gustes.
Hornealos a 200°C (horno fuerte) hasta que doren.
Consumilos tibios.








lunes, 7 de diciembre de 2009

Pionono con Dulce de Leche

El pionono es una masa batida liviana que lleva pocos ingredientes y tiempo de preparación.
Es muy práctico ya que puede contener un relleno tanto dulce como salado. En este caso, el clásico pionono argentino relleno de dulce de leche.

Para una placa de 30 x 40 cm.

Huevos 4 u. (200 g.)
Azúcar 40 g.
Miel 8 g. (1/2 cda.)
Esencia de vainilla c/n
Harina 0000 40 g.

La receta es muy fácil de recordar ya que por cada huevo lleva 10 g. de azúcar y 10 g. de harina.

En un bowl colocá los huevos junto con el azúcar, la esencia de vainilla y la miel (le va a dar más humedad, flexibilidad).




Batí hasta obtener un punto letra, el mismo que se utiliza para hacer el bizcochuelo, entre otros.



 

 

Incorporá la harina tamizada en forma de lluvia y mezclá con espátula siempre con movimientos envolventes.

 

 




Una vez integrada la harina volcá la preparación sobre una placa o asadera con papel manteca (yo le realicé una cruz con manteca antes de colocar el papel sólo para que al esparcir la preparación éste no se mueva).



Con ayuda de una espátula distribuí la preparación lo más pareja posible asi luego la cocción también resulta pareja. 

 


 

Cocinalo en un horno fuerte (220 °C) hasta que dore la superficie y al tocarlo no se te adhiera a la mano, son pocos minutos, menos de 10. Es un producto fino, si lo cocinaras más tiempo, se secaría y perdería flexibilidad. Colocalo sobre una rejilla para que se enfríe. 




Dalo vuelta sobre la mesada (yo la espolvoreé con un poco de coco rallado para que no se ahiera) y retirale de a poco el papel.



Dalo vuelta nuevamente utilizando el mismo papel, ya que va a ser lo que te ayude al momento de enrollar, muy similar al Strudel (en este caso era con un lienzo).
Con la espátula esparcí una capa no muy gruesa de dulce de leche (o el relleno que prefieras).




Enrollalo con ayuda del papel.



 

Ahora es importante que lo ajustes para que quede bien armado al momento de cortarlo. Para eso hacé presión hacia adelante ayudándote con la espátula (o algo recto) para ajustar en forma pareja.






Decoralo a gusto.
Lo ideal es que antes de cortarlo lo refrigeres para que tenga más cuerpo y no se deforme. Otra cosa, no aplastes con el cuchillo, en cada corte mojá el cuchillo con agua caliente (para que no se pegue) y cortá suavemente de adelante hacia atrás.






jueves, 26 de noviembre de 2009

Turrón Crocante

Como lo prometido es deuda, llegó el turrón! En este caso uno crocante formado por un caramelo con miel y muchas frutas secas. No hay excusas para hacerlo ya que no se necesita tener una batidora (a diferencia de los turrones clásicos), lleva muy pocos ingredientes y sobre todo poco tiempo.

250 g. azúcar
50 g. miel
250 g. frutas secas (yo usé maní y almendras)

Tostá las almendras y los maníes o las frutas que vayas a utilizar hasta que tengan un leve color, asi resultan más crocantes y sabrosas.
Colocá en una ollita el azúcar junto con la miel.




Cocinalo hasta formar un caramelo rubio (140 - 150°C).



Agregá las frutas, mezclalas junto con el caramelo y retiralo del fuego.


 

Volcá la mezcla en un molde de silicona o metálico previamente aceitado. Procurá que el tamaño del molde sea suficiente como para que no te quede el turrón muy grueso, sino luego te va a costar cortarlo y consumirlo.



Emparejá bien la supercicie con una cuchara aceitada.



Dejalo enfriar y desmoldalo.



Conservalo bien envuelto y en un ambiente fresco y seco. Al momento de consumir cortá las porciones del tamaño que desees.




jueves, 19 de noviembre de 2009

Strudel: Versión Dulce y Salada

El strudel es una preparación que lleva una masa muy fina, bastante neutra pero sabrosa y algo hojaldrada debido a la forma de incorporación de la manteca.
Puede tener diferentes tamaños ya sea individual o grande para porcionar, y adaptarse a rellenos dulces y salados, por eso se consume tanto como entrada, plato principal (o guarnición), postre o a la hora del té, etc.
Con las siguientes cantidades salen 2 strudel medianos, o en este caso 1 grande (salado) y uno más pequeño (dulce).

Harina 250 g.
Sal 1/2 cdita.
Huevo 1 u.
Manteca 25 g. (y extra para pincelar)
Agua 100 g. (apróx.)

Formá una corona con la harina tamizada junto con la sal. En el centro incorporá el huevo, la manteca derretida y parte del agua.



Mezclá y de a poco integrá la harina del centro hacia afuera (para no desarmar la corona y que se escapen los líquidos).




Incorporá el agua restante a medida que vaya necesitándolo. Debe quedar una masa tierna, no dura.



Amasá bien hasta que quede homogénea, lisa y elástica. Formá un bollo y dejalo descansar tapado sobre una mesada enharinada de 30 min a 1 hora. Tiene que tener un buen descanso para luego poder estirarla super fina.

 

Mientras prepará los rellenos, en este caso la versión salada es de papas hervidas con piel, peladas y pisadas, mezcladas con cebollas y morrones caramelizados y en el armado la incorporación de queso cremoso. El dulce es con cubos de manzana verde, dulce de membrillo, nueces y canela.
Con ayuda de harina y las manos estirá la masa de a poco lo más fina posible (dicen que se debería poder leer a través de ella). Si se llega a romper (hacer un agujerito), unila, suele suceder (en la foto podés verlo en el centro).
Colocala sobre un lienzo, es necesario para poder enrollarla después. Cortale los bordes para emparejarla, además suelen quedar un poco más gruesos.

 

Pincelá toda la superficie con manteca derretida (de ser posible clarificada, sin impurezas ni suero). Esto más allá de darle sabor va a provocar el suave hojaldrado de la masa.
Espolvoreala con pan rallado (para que absorva la humedad del relleno y no se humedezca la masa).
Colocá el relleno en un extremo, en este caso papas, queso y más papas.


 

Con ayuda del lienzo y ambas manos levantá la masa para dar la primera vuelta en forma pareja sin romperla.


 

Doblá los bordes para adentro, de esta manera queda cerrado y no se escapa el relleno. Procedé de igual forma hasta terminar de enrollarlo.



Trasladalo a una placa enmantecada, para ello te recomiendo "volver una vuelta para atrás" asi te queda el cierre hacia arriba, levantarlo y darlo vuelta sobre la placa con el cierre hacia abajo.


 

Pincelalo con manteca, espolvorealo con queso (opcional) y cocinalo en horno fuerte apróx. 200 °C hasta que cocine y dore la masa.

 

 
 

Para la versión dulce procedés de igual manera. Al retirarlo del horno podés pincelarlo con miel o espolvorearlo con azúcar impalpable.

 
 
 
 
 

Ideal para acompañar con crema Chantilly o comerlo tibio con helado de crema :o)




© 2009-2010 Entre Panes y Tortas® - Todos los derechos reservados.
Todos los contenidos publicados en este Blog son propiedad de Entre Panes y Tortas.
Queda prohibida su reproducción total o parcial sin previo consentimiento del propietario.
www.entrepanesytortas.com